hols putitos esto es necesario para todos pendejos ok --.--'?
bueno esto es el control social de la población la mera neta díganle a si sus papas que para controlar la población necesitan ya dejar de cojer que se compren una tele weyes díganles que no mamen ya la neta
haha xD no se crean ya a lo que venimos aquí
La comunicación entre seres humanos, desde hace milenios un factor vital en el desarrollo de culturas, saberes y relaciones sociales, ha experimentado grandes cambios en el último siglo, a medida que crecientemente ésta, y las mismas relaciones humanas, son intermediadas por la tecnología. Hoy, cuando la comunicación, la información y el conocimiento se han convertido en factor clave de casi todas las áreas de actividad humana, y que el globo está interconectado por un tejido tupido de canales de transmisión y de flujos de contenidos, el control sobre la comunicación y las tecnologías adquiere un carácter cada vez más estratégico.

A medida que la comunicación cara a cara de siempre se va complementando con múltiples otras formas de intercomunicar -impresos, teléfono, ondas, y ahora Internet- tanto los canales, como los contenidos han ido adquiriendo formas de institucionalización, que se expresa en la emergencia de medios de difusión, empresas de telecomunicaciones, industria de la informática. Este hecho crea las condiciones para concentrar el control. Por ello, en el curso del siglo XX, en muchos países se introdujo un marco legislativo y regulatorio que imponía limites a la concentración del control, con miras a defender el interés público y la soberanía nacional.

No obstante, en los últimos años, con la generalización de tecnologías digitales y la consecuente integración entre formas distintas de comunicar, acompañada por un acelerado desarrollo económico en el sector de las tecnologías de comunicación, se ejercen grandes presiones para desregular el sector -impulsadas entre otros en el marco de la Organización Mundial del Comercio-, lo cual abre de nuevo el escenario a una concentración del control, proceso que en pocos casos se acompaña de medidas correspondientes para garantizar los derechos ciudadanos y el interés público.

Ante este escenario, y considerando el carácter estratégico de la comunicación para la acción social, entre los nuevos retos de las luchas ciudadanas por una sociedad más justa y democrática se destacan la afirmación de derechos en este plano -propuesta que se ha englobado bajo el concepto de "derecho a la comunicación"- como también la reapropiación de las tecnologías de información y comunicación (TIC) al servicio del desarrollo humano.

Las presiones comerciales

El desarrollo tecnológico no es, como nos lo presenta cierto discurso promocional, un factor neutro de progreso, con rumbo único y preestablecido, al cual la sociedad debe buscar la mejor manera de adaptarse. Al contrario, su orientación está determinada por un juego de intereses, que no siempre tienen como meta primaria el bien común de la sociedad.

O dicho en otras palabras, la comunicación y las nuevas tecnologías no son factores externos que se introducen y que determinarán el futuro de la sociedad, sino que son parte de ésta y en buena medida determinadas por los mismos procesos sociales.

La relación entre globalización y desarrollo de tecnologías de comunicación no es nueva. Recordemos que en el siglo pasado, el telégrafo se desarrolló inicialmente para responder a las necesidades de expansión del imperio británico. La actual fase de globalización económica, articulada a partir de un nuevo ciclo de acumulación de capital, corporativa y transnacional, conoce una rápida aceleración que se debe, en gran medida, al desarrollo de las tecnologías de comunicación. Pero el cambio sustancial con relación a las anteriores innovaciones tecnológicas es el hecho que la propia comunicación ahora se ha convertido en uno de los sectores más dinámicas del desarrollo económico.

Esta imbricación entre poderosos intereses económicos y tecnologías de la comunicación ha dado lugar a presiones por controlar y privatizar áreas estratégicas que, desde una perspectiva ciudadana, deberían permanecer en el dominio público.

Dos áreas particularmente apetecidas por intereses privatizadores son, por una parte, el espectro electromagnético (las ondas de radio, TV, celular, localizadores, etc.) que tradicionalmente ha sido considerado bien-común universal; y, por otra, la banda ancha, en pleno desarrollo, que sirve no solo para Internet sino también, por ejemplo, para nuevos servicios de entretenimiento que se comienzan a ofertar a empresas y hogares. De hecho se pretende dividir las bandas digitales en dos niveles: una de alta velocidad, para contenidos de propiedad comercial; y otra de velocidad mucho más lenta para lo demás; diferenciación que desvirtuaría el principio de acceso universal que hasta ahora caracteriza el Internet y podría incluso conllevar a su privatización paulatina.
hay ta putos que la disfruten hahaha cx